• Facebook icono social
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

CONTACTO

     Desde 1990, ya en segundo de carrera, decidí ser voluntaria en el Hospital Gregorio Marañón, en la planta destinada a oncología infantil, ahí empecé no solo a amar mi profesión, esos niños me enseñaron el verdadero significado de la vida y de la muerte, la fortaleza de los padres y el amor incondicional por el tiempo presente...solo existía esa pauta temporal...toda una lección de vida....un privilegio haber trabajado con ellos durante 4 años.

    En 1994, al finalizar la carrera de psicología, comienzo mis dos años de Doctorado en Psicología de la Salud y el Máster en Psicología del Deporte. 

 

    Desde entonces hasta ahora he trabajado con pacientes de todo tipo, sobre todo, los que querían saber su verdadera esencia, viajar a su mundo interior, bucear por el lado oscuro que tenemos todos para poder sacar su luz y su máximo potencial. 

    Doy las gracias a cada uno de ellos por haber confiado en mí y en mi trabajo, los que se han dejado guiar, sabiendo que siempre estaban sostenidos, no ha habido horarios para ellos. Ellos han sido mi motor de cambio continuo.

 

     Centrándome, en un principio, en una visión más cognitivo conductual, pasando por el análisis transaccional, algo de Gestalt y llegando al mundo de las Constelaciones Familiares y la psicología sistémica, terapia que desde el amor profundo e incondicional de lo que aconteció en nuestra vida nos da la opción de mirar al futuro con la libertad, que debería tener cada ser humano, de elegir nuestro propio camino, consiguiendo nuestras metas y disfrutando de nuestra capacidad de amar y de sentir la vida. Decir SÍ, en mayúsculas, a la vida y al amor que se desprende de cada detalle de la vida cotidiana.

 

    Soñaba desde los 12 años con trabajar en medios de comunicación, mi padre, que sabía lo que amaba la televisión y la radio me dijo: "Muy bien, querida hija, estudia psicología, así el día de mañana podrás tener tu propio programa de radio y de televisión". La primera vez que firme un contrato en Diciembre de 2008 para Shalom en RTVE, supe que si había sido capaz de esto, conseguiría cualquier cosa que me propusiera en esta vida, y así ha sido.

    Mis primeros pasos en televisión fue en el programa Shalom (Febrero 2009 – Enero 2012), aprendí a entrevistar, mirar a cámara, memorizar y aprender de todos los que hacen posible un programa de televisión. ¡¡¡Hasta aprendí al final a leer el Cue!!!